Artículo Texto Completo

Opciones de Artículo
EVOLUCIÓN DE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL COMO RESPUESTA A LA GLOBALIZACIÓN NEOLIBERAL. EL CASO DEL SECTOR UNIVERSITARIO. UNA MIRADA AL ECUADOR

Jacqueline Carolina Sánchez Lunavictoria, MSc.

Máster en Gestión Empresarial

Docente de la Facultad de Administración de Empresas en la Escuela Superior Politécnica de Chimborazo, Ecuador.

carolina_9000@hotmail.com


Martha Zaldívar Puig, PhD.

Doctora en Economía

Docente de la Facultad de Economía de la Universidad de La Habana, Cuba.

marthalepuig@gmail.com


ARTÍCULO DE REFLEXIÓN

Recibido: 30 de octubre de 2015.

Aceptado: 29 de enero de 2016.

RESUMEN

Este trabajo  tiene como objetivo analizar la responsabilidad social como respuesta a los efectos negativos de la globalización  neoliberal. Para su desarrollo primero se realiza una aproximación a manera de antecedentes, sobre la génesis del fenómeno de la globalización, su evolución, sus efectos y como este fenómeno impulsó una respuesta para contrastar los efectos causados  por la misma, iniciándose  entonces el movimiento de Responsabilidad Social Empresarial y posteriormente el de Responsabilidad Social Universitaria. A este último aspecto se dedica el núcleo principal de este artículo con especificaciones valorativas para el caso de Ecuador.

Palabras clave: responsabilidad social, universidad, evolución, globalización.


ABSTRACT

This work aims to analyze the social responsibility, in response to the negative effects of neoliberal globalization. For its development first approximation by way of background, on the genesis of the phenomenon of globalization , its evolution , its effects and how this phenomenon prompted a response to contrast the effects caused by it, then started the Social Responsibility movement is performed business and later the University Social responsibility . In this latter respect the core of this article valuation specifications for the case of Ecuador is engaged.

Keywords: social responsibility, university, evolution, globalization.

 

INTRODUCCIÓN

El movimiento de Responsabilidad Social Empresarial fue surgiendo como una respuesta al desarrollo internacional de la globalización neoliberal que movía a los gobiernos, empresas y sociedad en general a dejar actuar libremente las fuerzas del mercado y las empresas como agentes reguladores del equilibrio. Inspirados  por estas corrientes de pensamiento van surgiendo los movimientos que reclaman igual enfoque para el papel de las universidades y  en este marco que surgen las iniciativas de Responsabilidad Social Universitaria. Este trabajo tiene  como objetivo ofrecer una panorámica de la evolución desde lo empresarial hasta lo académico haciendo reflexiones críticas de dicha evolución y del momento actual donde la sociedad cada vez da más señales de la necesidad de que todas las redes universitarias entren en sintonía sistémica con la sociedad a la cual deben servir y que no es únicamente las de su país de origen , sino que tiene un sentido más global, teniendo en cuenta que la propia globalización pide ciudadanos y entidades socialmente responsables para toda la humanidad y todo el planeta en que vivimos. Se evalúa el momento histórico actual del Ecuador en relación a las leyes y acciones que están promoviendo la RSE y la  RSU y la necesidad de su perfeccionamiento.

 

REVISIÓN TEÓRICA

 

De la globalización neoliberal  a la práctica de la responsabilidad social.

Si bien es cierto que los términos globalización y neoliberalismo no significan lo mismo, existe entre los dos cierto grado de complementariedad. La globalización se ha transformado en una nueva ideología, que encontró sustento, en las concepciones que emanan del modelo neoliberal y de las doctrinas elaboradas por sus principales exponentes, entre ellos, Ludwig Von Mises, Frederick Von Hayek; Milton Friedman, entre otros.

El neoliberalismo como tal, tiene su origen del pensamiento económico clásico del siglo XVIII con Adam Smith, Quesney, Malthus y luego impulsado y reforzado  por la llamada Escuela Económica Neoclásica del siglo XIX con su máximo representante Alfred Marshall.

Estas corrientes de corte capitalista, fueron profundamente sacudidas por tres grandes acontecimientos del siglo XX. La Primera Guerra Mundial (1914 – 1917) , la crisis económica mundial de los años treinta (1930 – 1933), conocida como la “Gran Depresión” que se originó en los Estados Unidos, a partir de la caída de la bolsa del 29 de octubre de 1929, se puede decir que fue la depresión más larga en el tiempo, la de mayor repercusión, y la que afectó a casi todos los países del mundo, lo que desató también un cuestionamiento a las políticas del liberalismo económico, puesto que ante la gravedad y dureza de la crisis en todos los países, se produjo una intervención estatal. Posteriormente a éste acontecimiento histórico se origina otro de similares efectos, y es el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial, (1941 – 1945), lo que produjo un total resquebrajamiento en la estructura económica internacional caracterizada por un orden capitalista.

Es a mitad  de la década de los setenta (1970 – 1971) del siglo XX, donde los países capitalistas desarrollados, particularmente los Estados Unidos, entran en una nueva y profunda recesión, caracterizada por una baja tasa de crecimiento, desempleo y una elevada inflación, dando como resultado una estanflación, situación que se vio favorecida en ese entonces por la restricción y alza del precio del petróleo. No obstante estas situaciones desencadenan un ambiente favorable para que las ideas neoliberales de a poco empiecen a ganar terreno.

Anderson (2013) afirma, que es a fines de los años 70 y para ser más exactos en 1979, donde una nueva situación política se configura, en este mismo año es donde empieza el régimen de Margaret Thatcher en Inglaterra, siendo este, el primer gobierno de un país capitalista avanzado, que se comprometió públicamente a poner en práctica el programa neoliberal, un año más tarde, en 1980, es Ronald Reagan quien fue elegido a la presidencia de Estados Unidos, y quien también adopta los postulados neoliberales.

Con el fortalecimiento del neoliberalismo, la globalización no tardó en difundirse a escala mundial incidiendo en distintas maneras en todos los países del mundo y en diversos ámbitos, como el social, ambiental económico, político, cultural, y tecnológico, es un proceso de carácter histórico y complejo, de grandes consecuencias para la vida de los pueblos. Hay quienes defienden este proceso y tienden a verlo como fenómeno económico y tecnológico que abarca muchas otras áreas como la social y que ha traído consigo enormes beneficios y que son innegables; pero están también aquellos que conscientes de sus limitaciones, ven en la globalización, un argumento neoliberal diseñado para beneficiar solo a los países industrializados.

En este sentido y en el contexto de la globalización y sus efectos negativos, varias son las empresas, que en su afán de ver incrementadas sus ganancias, han caído en prácticas y normas abusivas, tanto con sus trabajadores, la comunidad y el medio ambiente, la deforestación, la emisión de gases, el efecto invernadero no son más que los efectos nocivos de desarrollo del mundo globalizado.

Atendiendo a lo anterior la preocupación de la sociedad por aspectos de connotación social, medioambiental y ética se acentúan, dando origen a la búsqueda de un nuevo modelo de gestión empresarial que contrarreste las debilidades que se presentan en el proceso globalizador, siendo éste el punto de partida para el fortalecimiento de la responsabilidad social como tal.

El origen del concepto de responsabilidad social no está claramente establecido, o al menos no existe un total acuerdo entre quienes se interesan por profundizar en el estudio de éste tema, una de sus causas pueden deberse a la influencia de varias  teorías del pensamiento, tanto de índole económico, político, social o filosófico, que de una u otra forma han  marcado el desarrollo y análisis de este término en el tiempo.

De acuerdo con Windsor (2001), es posible identificar una  era progresiva en los orígenes del concepto de responsabilidad social, que comprende desde los planteamientos de Adam Smith en 1776 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, resumiendo en tres, las posturas que planteaban las bases de la responsabilidad de las  empresas frente a la sociedad en esta etapa: a) La filantropía; b) La coacción legal; y c) La conducta moral.

En la literatura más contemporánea, uno de los primeros referentes, es Andrew Carnegie con su obra: “El evangelio de la Riqueza” en 1889, en esta obra, se destaca la importancia del rol que cumplen las empresas respecto del bien común,  los aportes que pueden realizar a la atención de las necesidades o problemáticas desde una óptica de la filantropía empresarial, constituyéndose ésta, como el primer estado de lo que hoy llamamos responsabilidad social.

En el área académica, en 1953, es donde el concepto de RSE hace su primera manifestación particularmente en el libro de Howard Bowen, “Social Responsabilities of the Businessman”, donde se plantea el cuestionamiento, sobre cuáles son las responsabilidades, que los empresarios deben o no asumir con la sociedad. De ésta manera, Bowen establece en su obra las primeras nociones de la relación entre la empresa y la sociedad.

Varios son los autores que coinciden en que las empresas tienen obligaciones más allá de generar utilidades, y contribuir a solucionar los problemas de la sociedad de la cual se benefician.

Es notable como empresas y organismos, a través del tiempo han hecho conciencia de su participación en la sociedad, involucrándose cada vez más en los problemas que la aquejan y reconociendo a la vez, que sobre sus hombros no solo está una responsabilidad de carácter utilitaria sino también de carácter  social, de hecho, la responsabilidad social no es sólo de la empresa, sino de las diversas organizaciones sociales, incluyendo la familia, el estado y la misma universidad, considerada esta última como el principal actor para un verdadero cambio social.

 

La responsabilidad social empresarial como respuesta a los efectos negativos del neoliberalismo y la globalización en el entorno latinoamericano.

Es particularmente en Chile, donde el neoliberalismo hace su aparición bajo la dictadura del general Pinochet, tras el golpe de estado, en septiembre de 1973. Es en éste régimen donde se da inicio al ciclo neoliberal en la región. Más tarde se ve replicado en Bolivia durante el gobierno de Hugo Banzer, y aplicado durante el gobierno de Víctor Paz Estenssoro entre 1985 y 1989. Las políticas neoliberales latinoamericanas también tuvieron proyecciones externas a la región, además de Chile, que funcionó como proyecto de prueba, del neoliberalismo occidental.

Experiencias prolongadas se ven más tarde en otros países de América Latina, fortalecidas y propiciadas por un conjunto de medidas de corte neoliberal, denominado  Consenso de Washington, el cual estuvo basado en tres grandes ideas: disciplina macroeconómica, economía de mercado y apertura al mundo Davidson (2003).

No obstante otro factor clave para la adopción del modelo neoliberal en América Latina, fue también la crisis económica severa que afrontaron varios países de la región, entre ellos , México que adoptó este modelo en 1988, en la presidencia de Carlos Salinas de Gortari, en la Argentina en 1989, con la elección de Carlos Menem, en Venezuela con la presidencia de Carlos Andrés Pérez;  en Perú con Alberto Fujimori a la presidencia en 1990 y en el Ecuador se afirma, con el advenimiento del gobierno de León Febres Cordero. Es durante ésta  administración que el país atravesó por una fuerte crisis económica, caracterizada por una elevación de precios de los combustibles,  ampliación de la deuda externa, flotación de las tasas de interés, recortes al presupuesto del estado, principalmente en ayuda social.

En América Latina el neoliberalismo provocó cambios en las estructuras de sus mercados, donde la deuda externa jugó un papel muy importante, gracias a ésta  organismos como FMI y BM, entre otros que supuestamente fueron creados para la asistencia y  progreso económico, condicionan su apoyo a cambió de que sean aceptadas sus medidas, por ejemplo la disminución del financiamiento estatal a todo lo que no esté vinculado con la generación de capital.

El comportamiento de las empresas extranjeras en los países menos desarrollados, se caracterizó por la ausencia de un marco legal fuerte que permita regular y controlar su desempeño empresarial, situaciones negativas producto de la desregularización se hicieron presentes, tales como: perjuicio al medio ambiente; escándalos ante malas prácticas empresariales; flexibilidad laboral, exclusión, entre otras. Gracias al carácter globalizado, las concepciones neoliberales se fueron difundiendo, provocando un efecto a gran escala, acentuando los problemas que se pretendía resolver.

En respuesta a lo anterior, y particularmente en América Latina, surgen movimientos sociales que exigen a las empresas que asumieran su responsabilidad por los efectos de su operación, producto de un modelo del libre mercado y que de forma creciente se consolidaba en los estados latinos.

Así en Argentina, la responsabilidad social surgió paralelamente a la crisis económica del 2001, las circunstancias económicas, y la incapacidad demostrada por el gobierno para rescatar al país, resaltaron la importancia de la participación del sector empresarial en el proceso de revitalización. La crisis fue un catalizador para fomentar mayor conciencia social.

En México, este fenómeno se inicia como una práctica filantrópica, pero en la década de los 90 se da un cambio de paradigma, considerando que la  filantropía no es suficiente para promover avances sociales y que debían incluirse temas como: la vinculación con la comunidad, medio ambiente, calidad de vida y ética.

En Perú la responsabilidad social vio su origen mediante iniciativas privadas y académicas como es el caso de la Universidad del Pacífico y la Red de  Responsabilidad Social de Empresas, como partícipes de promover e incentivar su práctica en este país.

En Brasil, el papel y definición de responsabilidad social, ha variado en los últimos años, aunque sus raíces se remontan a mediados de la década de 1960. El bienestar social ha sido parte integral de la naturaleza de las compañías brasileñas y la cultura de ONGs debido a los muchos problemas sociales que enfrentó el país. En este país surgió en el año 1998 el  Instituto Ethos, organización sin fines de lucro, que se caracteriza como organización de la sociedad civil de interés público. Su misión ha sido movilizar, sensibilizar y ayudar a las empresas a gestionar sus negocios de manera socialmente responsable, haciéndolas socias en la construcción de una sociedad justa y sostenible.

Ethos constituye un polo de organización de conocimientos, intercambio de experiencias y desarrollo de herramientas para ayudar a las empresas a examinar sus prácticas de gestión y profundizar su compromiso con la responsabilidad social y el desarrollo sostenible. Se destaca a nivel latinoamericano el impulso de Programa Latinoamericano de Responsabilidad Social Empresarial (PLARSE), el cual fue iniciado en el año 2008, participando en el mismo organizaciones argentinas (IARSE), Bolivia (COBORSE), Colombia (CECODES), Ecuador (CERES), Nicaragua (UniRSE), Paraguay (ADEC) y Perú (2012). Estas organizaciones tienen como objetivo coordinar acciones que amplíen la aplicación de las RSE y que tengan un impacto en la reducción de la pobreza, la desigualdad y el equilibrio socio ambiental en la región. La creación de un sistema de indicadores para la medición de la RSE ha sido un valioso aporte al desarrollo de la misma en América Latina.

Definitivamente las dos últimas décadas del siglo XX para  América Latina fueron de cambios tanto en lo económico lo político y lo social, acompañados de reformas, de procesos de adaptación a un mundo globalizado, y de una inestabilidad económica que acompañó a la  mayoría de sus países. El desarrollo de la RSE constituyen justamente uno de esos procesos de adaptación y enfrentamiento al mundo globalizado de signo neoliberal.

Desarrollo de la responsabilidad social universitaria en el entorno internacional.

De la mano del desarrollo de  la Responsabilidad Social Empresarial (RSE)  se  incorpora un actor social  de vital importancia en los procesos económicos, políticos y sociales de todos los países del mundo, estas son las universidades; formadoras de los nuevos ciudadanos que devienen en políticos, científicos, empresarios y profesores. Surge la Responsabilidad Social Universitaria (RSU) también como respuesta a los efectos de las corrientes neoliberales en los países pero nace con ciertas limitaciones en su propio concepto, a partir en primer lugar de querer replicar en muchos casos experiencias empresariales al ámbito universitario y que inevitablemente se asocian a principios de desempeño económico.

Una definición generalmente aceptable sobre la Responsabilidad Social Universitaria  considera que es la capacidad de difundir y poner en práctica principios y valores por medio de los procesos de gestión, docencia, investigación y extensión universitaria. No obstante, esta definición es matizada por la impronta de las interpretaciones que se den por parte de países y universidades específicas, además de las situaciones cualitativamente diferentes que rodean al entorno universitario-país, de lo que se deducen los énfasis diferentes en cada uno de los aspectos señalados En Europa se puede destacar el caso de Alemania donde se centra  la RSU  en una concepción  de educación para la ciencia, acompañada de una intensa autoformación de sus estudiantes mediante el continuo accionar con expertos investigadores en su búsqueda constante por la ciencia, convirtiéndoles en prestigiosos exponentes en cada una de sus disciplinas. La ley alemana establece que la educación debe ser ofrecida para todos, y todos deben ser capaces de acceder a una educación adecuada.

En Norteamérica se demuestra un alto comprometimiento con la sociedad y el medio ambiente siendo entonces el diseño de políticas socialmente responsables hacia la academia, la gestión y la investigación un elemento esencial de su modelo. La articulación de la investigación ligada a la docencia es otro de los puntos fuertes de este modelo, el gran interés que existe por la especialización y la ciencia se fortalece con las grandes inversiones de fondos provenientes del gobierno, del autofinanciamiento y de las donaciones que hacen sus mejores ex alumnos.

En América Latina se identifica el caso de Chile donde  se considera que una universidad socialmente responsable, es una institución con la capacidad y obligación de responder ante la sociedad por sus acciones u omisiones que contribuyan a satisfacer las demandas de su entorno y a generar equidad para el desarrollo. Se destaca en este país un proyecto denominado, “Universidad Construye País”, que tiene como propósito expandir el concepto y la práctica de la responsabilidad social, en el sistema universitario y que tiene como objetivo apoyar la  discusión y reflexión sobre la labor universitaria y su papel social. Están comprometidas con el proyecto  trece las universidades  y con la finalidad de expandir la RSU.

El interés por el desarrollo de la Responsabilidad Social Universitaria ha traspasado las fronteras por países y regiones  y  se observa el desarrollo de asociaciones internacionales que podrían aumentar el impacto de esta proyección social sobre mayor cantidad de países y universidades para poder de este modo globalizar la responsabilidad social universitaria. 

La Asociación de Educación Superior para la Sostenibilidad es una iniciativa que surge, en el año 2000, en el Reino Unido, es una asociación formada por 18 universidades de todo el mundo comprometidas con el desarrollo sostenible. En la actualidad, estas universidades están comprometidas con estrategias destinadas a realizar actividades que contribuyan a la sostenibilidad de su comunidad en la que se destacan la utilización de materiales reciclados en la construcción de edificios, concesión de becas para estudios a partir del desempeño de la actividad de reciclaje, establecimiento de programas de voluntariado acreditados, la contribución al desarrollo sostenible es un requisito para la contratación del personal universitario, creación de criterios de validación para las nuevas titulaciones que incluyen contenidos relativos al desarrollo sostenible, alianzas con la comunidad, a través de programas, para ayudar a colectivos necesitados.

La Association of University Leaders for a Sustainable Future cree que el éxito de la educación superior se basa en convertir la sostenibilidad y el medio ambiente en piedras angulares de las instituciones universitarias. Además, la asociación es la secretaría para los signatarios de la Declaración de Talloires, que cuenta, en la actualidad, con más de 400 firmas procedentes de instituciones de educación superior de diferentes países.

La organización  Global University Network for Innovation ´tiene como misión "contribuir al fortalecimiento del rol de la educación superior en la sociedad a través de la reforma e innovación de políticas de educación superior en todo el mundo, desde una perspectiva de servicio público, La red se ocupa de reducir las diferencias en el campo de la educación superior entre los países desarrollados y los que se encuentran en vías de desarrollo, fomenta la cooperación entre las instituciones de educación superior, así como la colaboración entre éstas y la sociedad y promueve el intercambio de recursos, ideas y experiencias innovadoras, contribuyendo así a la transformación social mediante procesos institucionales de cambio. Esta red, que incluye las cátedras UNESCO de educación superior, instituciones de educación superior y centros de investigación relacionados con la innovación y el compromiso social de la educación superior, está formada por 221 miembros de más de 70 países.

 

Responsabilidad Social Empresarial y Responsabilidad Social Universitaria. Una visión desde el Ecuador.

Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

En el Ecuador la práctica de responsabilidad social empresarial, se pone en evidencia a partir del año 1997, con la estructuración de proyectos y políticas por parte de empresas, que asumen un compromiso con su entorno y tratan de abarcar los espacios que  no son cubiertos por el Estado. Más adelante, en al año 2002, es cuando la práctica de responsabilidad social se fortalece en el país, con la creación del Consorcio Ecuatoriano para la Responsabilidad Social (CERES), el cual se constituye como ONG y en el año 2005  se incluye como miembro pleno de la Red Continental FORUM Empresa, red compuesta por empresas públicas, privadas, fundaciones empresariales y organizaciones de la sociedad civil, comprometidas con la sustentabilidad social, ambiental y económica.

Según un estudio desarrollado por CERES, “8 de cada 10 ecuatorianos desconocen qué es la RSC. En este mismo estudio en Quito, se asocia a la RSC con acciones y compromisos de las empresas con el medio ambiente o el entorno comunitario y en Guayaquil con programas de ayuda a damnificados”. En estos estudios se puso también de manifiesto la percepción de RSE como asistencialismo y filantropía asociada a acciones de familias adineradas y también como parte del marketing empresarial.

La  ONG británica Accountability, ubicó al Ecuador en la posición 79 en un ranking de 108 países en su estudio “Estado de la Competitividad Responsable”, lo cual no resulta desfavorable si consideramos el poco tiempo de incorporación de Ecuador al movimiento de RSE.

Responsabilidad Social Universitaria (RSU).

La transformación de la educación superior en el Ecuador nace con la Constitución del 2008 y fue puesta en marcha luego de un año de su aprobación como política e iniciativa del propio Estado ecuatoriano, conocer su situación actual, sus problemas y plantear soluciones fueron los tres objetivos que marcaron la transformación de la educación superior en el país en pos de lograr su innovación y fortalecimiento que encausarían el nuevo papel de la universidad ecuatoriana.

El proceso de evaluación a las IES del país fue el primer paso, los resultados producto de este proceso no fueron nada halagadores, tal y como lo demuestra el CONESUP (Consejo Nacional de Educación Superior) en su informe, en el que destaca una universidad desvinculada de los problemas y de la realidad ecuatoriana, carentes de excelencia y calidad en sus procesos, de la ausencia de estudios que justifiquen la oferta académica, de un abuso de carreras en las extensiones que en algunos casos superan a las de la sede o matriz, bajo porcentaje de docentes a tiempo completo que confunde en su mayoría la investigación científica con la formativa,  además el sistema muestra 1 sola investigación por cada  35 profesores, en cuanto a la situación jurídica de algunas IES, se evidenció que no cumplían con todos los requisitos para su funcionamiento lo que dio lugar a universidades improvisadas carentes de un infraestructura acorde a las necesidades, donde sobra la mercantilización y el afán de lucro, precarización de la mujer en el ámbito laboral universitario, entre otras.

En respuesta a lo anterior la solución que se plantea gira entorno a la proyección de una universidad ecuatoriana socialmente más responsable, en todas sus líneas de acción como son, la gestión, la docencia, investigación y proyección social, fomentando una autonomía responsable, un sentido total de pertinencia y la formación de estudiantes no solo con un alto nivel de conocimiento sino también consientes de los problemas sociales.

En consonancia con esta  reconocida necesidad, es que se hace necesario institucionalizar en todas las universidades los principios de la RSU  la cual debe quedar imbricada en sistema de conjunto con políticas y estrategias que posibiliten su desarrollo e impacten favorablemente las transformaciones económicas y sociales que necesita Ecuador.

 


CONCLUSIONES El tema de la responsabilidad social, se convertirá en un elemento clave de desarrollo, en la medida que con su adopción, se busquen alcanzar objetivos  más allá de los económicos, y que apunten hacia la necesidad de un verdadero cambio social. La respuesta del empresariado y las universidades a los impactos de un entorno globalizado, donde el enfoque neoliberal está presente,  no puede resolver en su totalidad los problemas que se crean y que un cambio socio-económico profundo de toda la sociedad mundial, es lo único que garantizaría un desarrollo sustentable , la eliminación de la pobreza y la felicidad plena del ser humano; pero evidentemente es una fuerza de impulso que atenúa los efectos negativos que dimanan de estas circunstancias.  Para emprender un verdadero proceso de desarrollo sostenible y responsabilidad social, es necesario el planteamiento de un nuevo paradigma económico que vea más allá de la riqueza y la acumulación del capital sino que fomente un verdadero contrato social empresarial y universitario. Resulta de mucho interés que el sector universitario profundice y unifique criterios para fomentar modelos de RSU más integrales que contengan indicadores de medición del desempeño de la forma en que el sector empresarial latinoamericano lo ha hecho para la RSE y esta consideración incluye especialmente el caso de Ecuador el cual  tiene menos experiencia relativa en este tema.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Alcívar C, Calderón J. (2014) .El siglo XXI y la función protagónica de la universidad basado en la responsabilidad social. Revista Caribeña de Ciencias Sociales. Recuperado el 28 de diciembre. http://xn--caribea-9za.eumed.net/universidad-responsabilidad/ Anderson. P. (2013), “Historia Agenda - Historia y Lecciones del Neoliberalismo”, Secretaría de Comunicación Institucional. Aponte. C. (2007). “Propuesta de indicadores de evaluación de la función de proyección social/ extensión universitaria/ interacción en la educación superior”. Recuperado el 29 de diciembre de 2015. De http://www.ausjal.org/tl_files/ausjal/images/contenido/Documentos/Publicaciones/Investigaciones%20Publicadas/InformeFinalRSU2011.pdf Colectivo de Autores. (2008). “El movimiento de responsabilidad social de la universidad: una comprensión novedosa de la misión universitaria”. Revista Educación y Sociedad. Editada por Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe, Caracas, Venezuela. Colectivo de Autores. (2011). “Informe final del proceso de autoevaluación de la responsabilidad social universitaria en Ausjal”. Alejandría Editorial. Córdova, Argentina Consorcio Ecuatoriano para la Responsabilidad Social CERES, (2008) “ El ABC de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE)”, Ed. Mantis Comunicación, Primera Edición, Quito, Ecuador. Dante, P. (2013), “Retos de la incorporación de la Responsabilidad Social para el Desarrollo Sostenible de la Región Centroamericana.” Davidson. P. (2003) “¿Qué es erróneo en el consenso de Washington y qué debemos hacer? “Cuadernos de Economía, Vol. 39,. Bogotá. Garretón M. (2012) “Neoliberalismo corregido y progresismo limitado: los gobiernos de la Concertación en Chile 1990-2001” Santiago de Chile: Arcis. Iparraguirre. A. (2008). Fortalecer a las universidades y escuelas politécnicas en sus capacidades de investigación, fomentando su especialización, interacción y cooperación sinérgica. Tesis Doctoral. Universidad de Carabobo, Venezuela Revista Educación  y Sociedad, (2008). Colectivo de autores Recuperado el 28 de diciembre de http Revista%20Universidad%20y%20Sociedad%20UNESCO.pdf e: /// Romero. A (2009), “Globalización y Pobreza”. Recuperado el 24 de septiembre del 2015 de http://www.eumed.net/cursecon/libreria/arglobal/index.htm Sánchez. M. y Gallardo D. (2013) “Responsabilidad Social de la A a la Z, para los estudios de Economía, Trabajo y Empresa”, Recuperado el 27 de diciembre del 2015 de, http://www.eumed.net/libros-gratis/2013b/1349/1349.pdf Stiglitz. J. (2012) “El Malestar de la Globalización”. Madrid: Taurus Viteri, J (2010). Responsabilidad Social. Revista Enfoqute.Vol1  Universidad Tecnológica Equinoccial, Quito, Ecuador Windsor, (2001). “The future of corporate social responsibility”, International Journal of Organizational Analysis, 9(3):225-256.         Licencia Creative Commons Revista Científica ECOCIENCIA está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.


Comentarios

Deje su comentario