Artículo Texto Completo

Opciones de Artículo
LA PROFESIONALIZACIÓN DEL DOCENTE UNIVERSITARIO: APUNTES EN TORNO A LA IMPLEMENTACIÓN DE ESTRATEGIAS PEDAGÓGICAS PARA LA FORMACIÓN DE MODOS DE ACTUACIÓN PROFESIONAL COMPETENTES.

María Eugenia Bedoya Toro, MSc.

Máster en Ciencias.

Docente de Derecho en la Universidad Autónoma Latinoamericana (UNAULA)

mebedoya2007@hotmail.com


Taymí Breijo Worosz, PhD.

Doctora en Ciencias Pedagógicas

Docente e investigadora del Centro de Estudios de Ciencias de la Educación Superior (CECES)

tbreijo@upr.edu.cu


Duniesky Alfonso Caveda, PhD.

Doctor en Ciencias Pedagógicas

Tecnológica ECOTEC. Docente de la Facultad de Derecho y Gobernabilidad de la Universidad ECOTEC

dalfonso@ecotec.edu.ec


Recibido: 24 de julio de 2015.

Aceptado: 26 de agosto de 2015.

RESUMEN

La profesionalización pedagógica del docente universitario, se considera como uno de los grandes retos de la Educación Superior y constituye la base para la solución de otros grandes problemas planteados a la Universidad actual. La dirección estratégica eficiente y eficaz de este proceso a nivel institucional y su vínculo armónico con la evaluación de la Universidad, constituye el problema científico que este artículo  aspira a que sus resultados teóricos contribuyan a su solución.

Palabras clave: profesionalización, docente universitario, evaluación institucional.


ABSTRACT

 

The pedagogical professionalisation of university teachers, is considered one of the great challenges of higher education and provides the basis for the solution of other major problems with the current University. The efficient and effective strategic direction of this process at the institutional level and its harmonious relationship with the assessment of the University, is the scientific problem that this article hopes that their theoretical results contribute to their solution.

Keywords: professional, university lecturer, institutional assessment.

INTRODUCCIÓN

En la actualidad, el proceso de formación de los docentes universitarios, constituye motivo de preocupación esencial para las Universidades; que se sitúan en el centro del redimensionamiento necesario que el propio contenido del proceso de formación profesional demanda,  para garantizar la calidad y pertinencia, como institución social.

Álvarez C. (2001), plantea que la formación se considera como un proceso de adquisición de conocimientos, habilidades, valores y la experiencia de la actividad creadora de los profesionales, que habilitan al sujeto para el desempeño de una determinada actividad; de esta manera, la formación profesional debe garantizar una preparación científica en los aspectos generales, esenciales y básicos de su objeto de trabajo, para preparar al profesional en la detección y solución de los problemas profesionales más generales y frecuentes que se manifiestan en el objeto de la profesión en los diferentes contextos (tanto teórico como práctico), lo que reclama un estudio teórico-metodológico del objeto de la profesión y una ética que lo identifica con esa profesión y le permita implicarse con responsabilidad en las tareas profesionales, proporcionándoles satisfacción personal y profesional por la labor que realiza.

Para desarrollar con éxito las funciones inherentes a la profesión, el docente debe transitar por un proceso de formación profesional. La formación profesional del docente, es analizada en la literatura contemporánea como profesionalización,  proceso permanente que lo habilita para el ejercicio de la profesión y que tiene como resultado el logro de modos de actuación profesional competentes  (Breijo, T. 2010). Se considera como competente un docente universitario cuando este es capaz de desarrollar sus funciones y resolver los problemas profesionales, inherentes  a su desempeño profesional, de forma innovadora y creativa.

Los enfoques que los autores manejan sobre profesionalización son diversos, con aspectos comunes y diferentes en cuanto al contexto de actuación pedagógica, a las funciones profesionales del maestro, a su autonomía, al papel del currículo en la investigación, a la ética de la profesión, entre otros aspectos.

 

 

REVISIÓN TEÓRICA

 

Se considera como modos de actuación profesional competentes  al conjunto de acciones algoritmizadas encaminadas a dar solución a los problemas profesionales de modo innovador y creativo, donde  los docentes adquieren de forma gradual durante la formación inicial  y durante la formación permanente, tanto  los conocimientos, habilidades y valores propios de la gestión pedagógica;  como los relativos a las Ciencias de la cual es profesor, lo que garantiza la aprehensión de los métodos para su actuación profesional; a favor de una actuación eficiente en relación con las exigencias del modelo de desempeño profesional construido socialmente.

La profesionalización del personal docente, se considera como uno de los grandes retos de la educación y constituye la base para la solución de otros grandes problemas planteados a esta. Constituye un punto neurálgico y un tema de sumo interés, por estar llamados los centros de educación superior, a convertirse en verdaderas potencias de la ciencia y  la técnica, a la par que los centros culturales más importantes con que cuentan  los países. Por ende los docentes devienen en agentes dinamizadores de cambios en los modelos de formación de profesionales cada vez más competentes y comprometidos con su encargo social, lo que los compulsa a la necesidad de una “nueva visión y un nuevo paradigma de la educación superior”.

Especial interés le conceden al tratamiento de este tema, diversos proyectos de investigación asociados a organismos internacionales, como la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y la UNESCO, por solo citar dos de ellos. Muñoz, M. (2002), de la OEI, considera que la formación de docentes es, en la actualidad, un objetivo y una preocupación prioritaria de muchas administraciones gubernamentales. Constituye una tarea compleja que no puede abordarse sin contextualizarla, en cuestiones y problemas más generales del sistema y las políticas educativas.

J. Delors (1996), señala que en muchos países, el aumento de la población escolar ha impuesto la necesidad de la contratación masiva de docentes, por lo general no idóneos para el desempeño de sus funciones y necesitados de formación  y actualización constante.

Un  ejemplo de la preocupación por el estudio y perfeccionamiento de este proceso, lo constituye el gran número de trabajos que sobre este tema son presentados de manera reiterada en la comisión sobre formación inicial y permanente del personal docente, en los Congresos de Pedagogía celebrados en Cuba.

No pueden dejar de tenerse en cuenta los criterios de otros investigadores sobre el tema: Gimeno, J. (1983), Carlderhead, J. (1999), Morel, V. (1993), Inbernón, F. (1994), Huberman, M. (1997), Pozo J.I. (1999), Del Carmen, L. (1998), Montero, P. (2007) entre otros.

El análisis de los presupuestos anteriores, permite identificar regularidades que tipifican este proceso a nivel internacional:

  • La formación del  docente universitario es un tema de alta prioridad, aunque existe falta de voluntad política en muchas regiones, para dar atención a este.
  • Papel importante del contexto social en que se desarrolla, las características del sistema político imperante y las políticas educativas.
  • Ausencia de un modelo de profesionalización docente universitario, de carácter sistémico, integral y contextualizado.
  • Los esfuerzos se reducen a ofrecer programas o cursos cortos, como diplomados, enfocados en las competencias del docente universitario.
  • Poca formación en pedagogía y didáctica para la enseñanza superior de los docentes universitarios.
  • Poca atención a la consolidación de valores en los profesores.
  • Reducido número de estos con superación sistémica, cíclica y en correspondencia con las necesidades y/o motivaciones profesionales
  • Escaso número de docentes que logra un nuevo nivel profesional después de egresados de la Educación Superior
  • Insuficiente actualización didáctica y pobre conocimiento e intercambio sobre tendencias y prácticas educativas en el mundo hispanoamericano.
  • Limitado intercambio para demostrar sus conocimientos y experiencias.
  • Autosuperación pocas veces fundamentada sobre bases científico-pedagógicas.

 

Por su parte en Cuba resultan regularidades de este proceso:

  • Concepción de profesionalización implícita desde de los modelos del profesional de cada una de las carreras de la Educación Superior.
  • Profesionalización en la formación permanente mediante figuras de la superación como el posgrado, la especialización, la maestría y el doctorado entre otras.
  • Constituye una tarea priorizada en la Educación Superior, preparar al personal docente para el logro de una alta profesionalización que les proporcione competencia para la solución de los problemas que afloran de la práctica laboral a través de la superación profesional.
  • Los problemas profesionales pedagógicos han de constituir punto de partida para el desarrollo de este proceso.

 

Por otra parte, en la formación del docente universitario, se dan un conjunto dinámico y complejo de relaciones y situaciones, que deben tenerse en cuenta por todos los factores intervinientes en este proceso.

Apuntes en torno a la implementación de estrategias pedagógicas para la formación de modos de actuación profesional competentes.

Dentro del escenario regional se han definido, tras los debates realizados en diversos eventos, las tendencias innovadoras  de la educación superior latinoamericana,  la que, según la UNESCO, se enfrenta a un proceso de reorganización y flexibilización de sus estructuras académicas y al fomento de la interdisciplinariedad. De este modo se evidencian esfuerzos por lograr acciones estratégicas en el actual proceso de cambios educativos, y que ubican a la universidad en una función clave, en los programas de formación inicial y permanente de los docentes.

La complejidad del contexto actual, exige a las universidades  la responsabilidad de egresar profesionales  de perfil amplio, capaces de resolver eficientemente los problemas que enfrenta la sociedad. Sin embargo, esta preparación no puede esperar, como en otros modelos de formación,  a que transcurran cinco años para garantizar en los estudiantes, la preparación necesaria para enfrentar los múltiples y variados problemas profesionales, inherentes a su actividad pedagógica profesional.

De lo que se trata es, de que el proceso formativo, esté diseñado en función de garantizar un proceso de profesionalización que desde  la formación inicial, se sustente en una concepción que sea lo suficientemente integral, sistémica y contextualizada, como para dibujar su silueta lo más cercana posible a las realidades  a enfrentar en las micro-universidades, con el compromiso, el saber y la responsabilidad que deben caracterizar desempeños, formas de proceder, modos de actuación competentes.

Concebir este proceso formativo sustentado en el modo de actuación profesional competente demanda cambios lo que conduce necesariamente:

  • Nueva concepción de formación docente en ambientes universitarios de nuevo tipo.
  • Renovación de estrategias pedagógicas.
  • Transformación del propio contenido de formación.
  • Papel creciente de la ciencia y la tecnología
  • Redimensionamiento de roles tradicionales de profesores y estudiantes.

 Esta posición revela, que la profesión de educar en las condiciones complejas de la educación  actual, demanda un proceso de profesionalización que desde los primeros años de la formación inicial, aproxime de forma progresiva y secuenciada a los estudiantes a través de las diversas actividades en lo académico-laboral-investigativo-extensionista; a las acciones conformadoras de modos de actuación competentes, para adquirir una visión integradora del mismo como “totalidad”, que se irá reforzando en “sus partes” en los años posteriores, garantizando  la formación de modos de actuación profesional, que permitan cumplir sus funciones eficientemente,  en los contextos de formación-actuación profesional.

Estas acciones conformadoras y que se sustentan en la consideración de los problemas profesionales, como agentes dinamizadores.

El modo de actuación profesional competente se sustenta en la sistematización e integración de acciones y operaciones, sobre la base de los problemas profesionales, a través de lo cual se potencia su formación para promover la participación, en tanto  elemento dinamizador del mismo. Las acciones conformadoras del mismo son:

1- Identificación de problemas profesionales (PP). Lo que supone:

- Primer acercamiento a PP.

-Familiarización con contexto actuación profesional.

-Caracterización general de PP, posibles manifestaciones, causas, efectos más comunes

2- Valoración de PP. Lo que supone:

-Se realiza un análisis integral del PP, desde el diagnóstico.

-Se determinan las causas del PP.

- Se identifican las posibilidades y limitaciones para su solución

3-Determinación de vías de solución. Lo que supone:

-Se socializan propuestas de solución.

-Se determinan vías de solución y manejo de posibles situaciones

4-Diseño de estrategias educativas. Lo que supone:

-Diseño de alternativas para implementar vías de solución, acorde con el diagnóstico.

-Análisis con el tutor de las EE y valoración de su pertinencia.

5-Valoración crítica  de su desempeño. Lo que supone:

- Análisis de los niveles de desempeño profesional alcanzados mediante auto, hetero y co-evaluación


CONCLUSIONES De todo lo anterior se deriva la necesidad de diseñar el proceso de profesionalización del docente universitario, de modo que se realicen acciones en las dimensiones del trabajo docente-metodológico,  la superación y la investigación; que les permitan la familiarización, identificación, interacción y  entrenamiento, con las acciones conformadoras del modo de actuación profesional competente, para adquirir progresivamente los conocimientos,  habilidades y valores, que les permitan la realización de las operaciones que configuran cada acción, de forma que puedan “aprehenderse” de los métodos, para la solución de los problemas profesionales, que deberán enfrentar en la actividad práctica profesional. Estas necesidades en la formación del profesional, fundamentan la necesidad de asumir los problemas profesionales como eje transversal, lo que necesariamente exigiría de una concepción superadora, de lo que ocasionalmente no pasan de ser momentos o intentos de una formación interdisciplinaria del profesorado: uno de los grandes desafíos a resolver en el proceso de formación profesional.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ÁLVAREZ, C (2001).  La Universidad. Sus Procesos y su Evaluación institucional Pedagogía Profesional. Editorial Pueblo y Educación. La Habana. ANDREU, N (2005) Metodología para elevar la profesionalización docente en el diseño de tareas docentes desarrolladoras. Tesis presentada en opción al grado científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas. Santa Clara BREIJO, T. (2010). Concepción pedagógica del proceso de profesionalización para los estudiantes durante la formación inicial. Tesis presentada en opción al grado científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas. LAZO, A. (2004). La cultura geográfica en los alumnos del nivel preuniversitario: una propuesta de alternativas para acercarse a su fortalecimiento en la provincia de Pinar del Río. PARRA, I. (2002). Modelo didáctico para contribuir a la dirección del desarrollo de la competencia didáctica del profesional de la educación en formación inicial. Tesis en opción del título de Doctora en Ciencias Pedagógicas. MAÑALICH. R. Interdisciplinariedad y didáctica. En Didáctica de las Humanidades.


Comentarios

Deje su comentario